España es uno de los destinos favoritos de los turistas y se ha ganado su lugar como líder mundial en el sector turístico. De hecho, el turismo es una importante fuente de ingresos, ya que es uno de los pilares de la economía del país aportando el 11.7% del PIB . Además genera empleo, empleando al 12,2% del total de afiliados en España.

turismo sostenible

La crisis de COVID-19 ha golpeado duramente al sector turístico, en particular al concepto de turismo de masas, y nos ha obligado a replantearnos nuestro concepto de turismo y de viaje. El sector turístico ha evolucionado del «turismo de masas, sol y playa» al turismo «verde y de calidad«, creando el nuevo concepto de turismo verde y sostenible.

¿Qué es el turismo sostenible y por qué es tan necesario?

La Organización Mundial del Turismo (OMT), organismo internacional vinculado a Naciones Unidas desde 1976, considera que uno de los elementos fundamentales para desarrollar el turismo es “dar un uso óptimo a los recursos medioambientales”. Para ello es necesario mantener los procesos ecológicos esenciales y ayudar a conservar la biodiversidad y los recursos naturales. Hay tres claves fijadas por esta organización para lograr que el turismo pueda ser sostenible:

  1. Optimizar los recursos medioambientales. Sin ecosistema no hay turismo, por ello es importante cuidar el entorno natural. Sólo conservando los recursos naturales y cuidando la diversidad biológica es posible que pueda haber turismo.
  2. La autenticidad de la cultura local. Un factor fundamental para entender un lugar son sus gentes, los valores tradicionales de la comunidad anfitriona, su cultura, la arquitectura… Sin el respeto hacia la cultura, el turismo no puede ser sostenible.
  3. Distribución de la riqueza. La economía es otro de los factores fundamentales dentro del turismo: garantizar actividades económicas que perduren en el tiempo y que haya equilibrio en la distribución de los beneficios socioeconómicos. Uno de sus objetivos es generar oportunidades de empleo estable, obtener ingresos y servicios sociales, y reducir la pobreza en las comunidades locales.

banner my hybrid

Un poco de historia

Sin embargo, el nacimiento del turismo sostenible como tal se puede situar cronológicamente durante la década de los 90, cuando el impacto provocado por el turismo comienza a tener efectos socioeconómicos en la sociedad. Distintos organismos e instituciones como el Consejo de Europa o la Organización de Naciones Unidas promulgan recomendaciones por un turismo respetuoso con los recursos naturales.

Los principales motivos por los que el turismo sostenible ha ganado peso se deben, en mayor parte, al impacto negativo que ha tenido a lo largo de los años un turismo desestructurado y masificado. La destrucción del medioambiente o la estacionalidad laboral son algunos de los impactos que el turismo sostenible puede mitigar.

También la concienciación sobre los temas y políticas ambientales o el facto que los consumidores valoran cada vez más los esfuerzos que realizan las empresas en materia de responsabilidad social corporativa y el esfuerzo de las instituciones han permitido lograr que el turismo sostenible sea una realidad.

La estrategia para un turismo sostenible en España

Como ya hemos comentado, España es líder en el sector turístico, con más de 82 millones de turistas internacionales en 2018, y esta simple cifra demuestra la importancia fundamental del sector en el país. Sin embargo, para mantener esta posición, el país debe estar a la vanguardia y ser una fuerza de propuesta de un nuevo modelo turístico más verde y de mayor calidad. Consciente de esta necesidad, el Gobierno de España, a través de la Secretaría de Estado de Turismo, ha elaborado una Estrategia de Turismo Sostenible para España 2030.

Esta estrategia sienta las bases de un nuevo modelo de desarrollo turístico. Este nuevo modelo se basa en 5 principios:

  • Crecimiento socio económico, para lo que se deberá trabajar en favor de la competitividad y rentabilidad del sector, apostando por la calidad y acelerando el proceso de transformación digital.
  • Preservación de los valores naturales y culturales, partiendo de la base que la conservación de nuestro extenso patrimonio cultural y natural es un objetivo prioritario.
  • Beneficio social, para conseguir un reparto de los beneficios del sector, y afrontar retos como la despoblación del medio rural en España.
  • Participación y gobernanza, vertebrando mecanismos de gobernanza participativa entre el Estado y las Administraciones competentes a todos los niveles.
  • Adaptación permanente, dado que no se trata sólo de buscar la calidad y la mejora, sino también de posibilitar que el sector tenga capacidad de respuesta frente al nuevo entorno de cambios constantes.
  • Liderazgo, que persigue consolidar el papel de España como líder mundial en el sector.

¿Cómo medir el turismo sostenible?

«Medir el turismo sostenible es fundamental para mejorar la acción política para el desarrollo sostenible, y promoverá un lenguaje estadístico común que pueda compararse entre países y diferentes sectores económicos, y hacer que se escuche la voz del turismo al abordar decisiones clave», aseguró el Secretario General de la OMT, Zurab Pololikashvili, durante la 18ª Reunión del Comité de Estadísticas y Cuenta Satélite de Turismo en la OMT.

La OMT define una serie de indicadores destinados a ayudar a gestores de empresas y destinos turísticos para tomar mejores decisiones. A su vez, se establecen puntos de referencia para poder establecer comparativas que sirvan a establecer mejoras. Las principales referencias del sector turístico son:

  • Consumo de electricidad y energía en kilovatios hora (kWh) por metro cuadrado de espacio atendido.
  • Consumo de agua dulce en litros o metros cúbicos (m3) por huésped por noche.
  • Producción de residuos (kg. por huésped por noche y/o litros por huésped por noche).

Ahorros sector hotelero

Estos índices hacen que el turismo sostenible sea algo tangible y los actores implicados pueden tener una referencia clara a la hora de enfocar el negocio. De hecho, dentro del sector hotelero hay un cambio real para que sus negocios sean cada vez más sostenibles. La principal diferencia entre un hotel sostenible y otro convencional es la puesta en práctica de medidas orientadas a reducir la huella de carbono, el consumo eléctrico y de agua, la conservación del ecosistema y sus recursos naturales. Por ello, muchos hoteles reflejan en su actividad diaria este tipo de acciones para conservar tanto la flora como la fauna y potenciar la economía local.

Los hoteles deben adaptarse al turismo sostenible

El punto clave de este modelo se encuentra en la disminución al máximo posible del impacto negativo medioambiental. La estrategia deber trazar un orden para evitar la pérdida del hábitat natural, proteger especias que están en peligro de extinción y zonas ambientales vulnerables. Para eso podríamos parar la construcción  excesiva en el entorno natural de carreteras o la creación de instalaciones destinadas a los turistas en zonas protegidas como costeras o playas. Pero también los hoteles pueden pensar los edificios de manera más sostenible.

En efecto, los hoteles son grandes consumidores de agua y de electricidad en alta cantidad lo que tiene un impacto considerable en el medioambiental. Aquí es donde todo va a jugar a favor del turismo verde. Los hoteles deben adaptarse al nuevo modelo turístico que está surgiendo y esta adaptación pasa por repensar su fuente de energía. Hoy en día existen muchas soluciones energéticas eco-responsables. Sin embargo, para el sector hotelero, la respuesta energética debe ser doble: electricidad y calor. Una respuesta proporcionada por la innovación de Abora Solar. Nuestro paneles solares híbridos con tecnología aHTech que producen electricidad y calor a la vez que proporcionan ACS y permiten ahorrar.