Según datos de IDAE, la familia media española gasta 3.12% de su presupuesto anual en la factura energética, si lo convertimos en euros es 900 euros.  De manera general, una casa española consume de media: 9.922 kilovatios-hora (kWh). Las viviendas unifamiliares consumen más, alrededor de 15.513 kWh, duplicando así el gasto de energía en pisos y bloques de viviendas, el cual se encuentra en 7.544 kWh. El consumo aumenta en las zonas frías continentales (12.636 kWh) y disminuye en las atlánticas (9.293 kWh).

ahorrar energia

Los 7 consejos

  1. Controlar la calefacción

Representa el 70% del consumo total de electricidad de un hogar, por lo que es importante tener cuidado con el derroche de electricidad. Sin embargo, algunas medidas sencillas pueden ayudar: por ejemplo, si se ajusta el termostato del salón a 20 °C y el del dormitorio a 19 °C, se puede ahorrar alrededor de un 7% de electricidad sin comprometer el confort. También puedes bajar la temperatura por la noche y cuando estés fuera, o apagar la caldera en verano o cuando te ausentes durante mucho tiempo.

  1. Ahorrar sobre el agua caliente

El agua caliente es la segunda partida de consumo energético de una vivienda, aunque está muy por detrás de la calefacción. Gastamos entre 250 y 600 euros al año en calentar el agua. Cuando se utiliza un calentador de agua eléctrico en el baño, simplemente se duplica el consumo de electricidad. Cuanta menos agua caliente utilice, menos tendrá que calentar. Por lo tanto, trata de:

  • Ducharte en lugar de darte un baño.
  • Utilizar una alcachofa de ducha económica. Con su caudal máximo de 6 litros/minuto (frente a los 15 a 18 litros de un cabezal de ducha convencional), puede ahorrar entre 40 y 90 euros al año.
  • Instalar un grifo termostático para la ducha. La temperatura del agua se mantiene estable y no hay que jugar con el agua fría, es más cómodo y se gasta menos agua.
  • Utiliza un tapón cuando laves los platos a mano.
  • Arregla las fugas lo antes posible. A veces se trata de una simple junta que hay que sustituir. El funcionamiento es sencillo y el coste de la pieza insignificante, mientras que el ahorro puede ser enorme.
  • Deja el grifo del fregadero en la posición de agua fría. Cuando se coloca en la posición media, se llama al agua caliente y fría. Pero para cuando llega el agua caliente, es posible que hayas terminado de lavarte las manos.
  1. Favorecer los aparatos de categoría A y superior

Los electrodomésticos son una fuente importante de consumo de energía. Cada uno consume de media entre 150 y 560 kWh/año. Para ahorrar energía en tus electrodomésticos, te aconsejamos que pienses detenidamente en tus hábitos de compra para elegir el aparato más adecuado. Por ejemplo, no tiene sentido elegir una lavadora de gran capacidad para una pareja que hace la colada una vez a la semana.

Además, comprueba siempre la etiqueta energética de los electrodomésticos en la tienda para compararlos. La etiqueta energética te indicará la clase energética y el consumo de electricidad en kWh al año del aparato. Te recomendamos que elijas siempre electrodomésticos con clasificación A o superior, ya que son los que menos energía consumen. Puede que sean más caros de comprar, pero son más rentables a largo plazo, ya que pueden ahorrar entre un 20 y un 60% en sus facturas.

Esta es una opción especialmente buena cuando se compra un frigorífico o un congelador, ya que estos dos aparatos son los únicos que funcionan de forma continua.

  1. Seguimiento del consumo oculto

Dejar nuestros dispositivos en modo de espera consume energía…. Para nada. Dejar estos dispositivos en espera supone un consumo innecesario de energía y, a veces, el dispositivo consume más energía mientras está en espera que cuando está en uso.

ahorroenergiacalculo

Si los sumas, fácilmente suman 25W para los sistemas que no están en uso. A lo largo del año, si imaginamos un consumo innecesario de 20 horas al día, consumimos 180 kWh. Son 45 euros al año que no sirven para nada y que podríamos guardar fácilmente en nuestros bolsillos.

Una directiva europea limita el consumo en modo de espera de los principales aparatos (televisión, ordenador, etc.). Pero a menudo nos olvidamos de los periféricos asociados a estos aparatos: decodificador, módem, impresora, disco duro, etc. Todo ello lo podemos enchufar en tomas múltiples con interruptores. Y nos acostumbramos a apagar todo con un clic cuando terminamos, o al menos por la noche y cuando estamos fuera.

  1. Descongelar la nevera

Para optimizar el funcionamiento del frigorífico, colócalo lejos de fuentes de calor (horno, microondas, radiador…) o de lugares demasiado fríos (sótano, garaje…). Asegúrate también de no dejar la puerta abierta durante demasiado tiempo y de cerrarla bien después de cada uso para evitar la pérdida de frío.

En cuanto la capa de escarcha alcance los 3 mm, es el momento de descongelar. Esto impide que el aparato distribuya correctamente el frío y le obliga a consumir más electricidad, un 30% más de media.

  1. Tener una iluminación eficiente

Han evolucionado mucho. Atrás quedan las bombillas que se encienden a los cinco minutos o las que emiten una luz amarillenta. De todos los modelos, los LED y las bombillas fluorescentes compactas son los más económicos, ya que duran una media de doce veces más que una bombilla incandescente convencional, mientras que consumen cinco veces menos. Para optimizar la iluminación, hay que fijarse en el «lumen», que corresponde a la intensidad luminosa de una bombilla: cuanta más alta sea la cifra, más luz emite, independientemente del número de vatios. En cualquier caso, no olvides limpiarlos regularmente, ¡brillarán más!

Por ejemplo, para dar 750 lúmenes (suficiente para iluminar una habitación media con una lámpara de techo):

  • una bombilla incandescente necesita 60W
  • una bombilla de bajo consumo consume cinco veces menos (12W)
  • un LED requiere casi diez veces menos energía (6,5 W)

Optando por esta última, el ahorro es de 10€/año por una bombilla y su compra se recupera en 1 año.

  1. Opta por los programas «ECO»

A pesar de ser más largos que otros programas, los programas ECO de los lavavajillas y las lavadoras consumen mucha menos agua y, sobre todo, mucha menos energía que otros programas. Puedes ahorrar hasta un 40% de energía utilizando los programas ECO.

También te recomendamos que laves tu ropa a 30ºC, ya que los expertos dicen que no hay diferencia real entre lavar a 30, 40 o 60ºC, ya que las bacterias sólo se eliminan a 90ºC.

ahorroenergia400

¿Hay otras formas de ahorro de energía?

Sí, y la otra forma es cambiar a la energía verde. Si miramos la lista de consejos para ahorrar energía podemos ver que la primera fuente de energía que más nos cuesta es la calefacción, seguida del consumo de agua y la electricidad. Para resolver este triple problema tenemos la solución para ti: ¡el panel solar híbrido!

De hecho, el híbrido te permitirá ahorrar en la factura de la luz, ya que su fuente de energía proviene de… el sol. Le permite independizarse de los distribuidores de energía y de sus precios.

El híbrido también le permite calentar su casa, su piscina y suministrarle agua caliente gracias a su sistema térmico y fotovoltaico. Gracias a los paneles solares híbridos con tecnología aHTech puede pasarse a la energía verde y ahorrar en los tres mayores puntos negros de su factura energética y, por tanto, rentabilizar su instalación muy rápidamente, ¡con una media de 4 años es suficiente!

El mejor consejo para ahorrar energía es instalar un panel solar híbrido.

ahorroenergiaabora