¿Por qué los paneles solares híbridos son idóneos para la industria conservera?

Como ya hemos comentado en post anteriores, las industrias pueden tener una alta demanda de energía térmica y eléctrica, debida a sus procesos de fabricación. Por ello os vamos a explicar los beneficios de instalar paneles solares en industrias conserveras.

¿Dónde está la demanda?

Lo primero que debemos de tener claro es que se requiere de más calor que electricidad. Por lo tanto, necesitamos generar mayor energía térmica que eléctrica.

Los procesos de preparación de conservas pueden variar dependiendo del producto que se vaya a envasar. Por ejemplo, el tomate triturado o frito necesita agua caliente o vapor para la cocción del tomate y para el proceso de escaldado, donde se quita la piel del tomate a temperaturas de hasta 95ºC.

Este proceso de escaldado se lleva a cabo con una serie de métodos. Pueden ser: indirectos, con combustibles sólidos, petróleo, gas o electricidad; o directos, con gas, aire o electrónicamente.

Pero, ¿qué tienen en común todas las conservas?

La demanda térmica que tienen todo tipo de conservas sería en el cerrado y esterilización de las botes o latas. Tras el llenado, los envases se cierran herméticamente y se procede a su esterilización mediante el empleo de altas temperaturas, empleando vapor o agua. En algunos casos, como los pescados y mariscos, las temperaturas alcanzan de los 110ºC a los 121ºC.

¿Cómo pueden ayudar los paneles solares híbridos a la industria conservera?

Los paneles solares híbridos con tecnología aHTech® de Abora son idóneos para la industria conservera, gracias a su gran producción simultánea de energía térmica y eléctrica.

Gracias a la instalación solar híbrida, reducirás considerablemente tus costes energéticos (gasoil, gas propano, electricidad, etc.). Esto se debe a que te pueden aportar energía térmica hasta los 70-80ºC, disminuyendo así el uso de las calderas, y por lo tanto, el ahorro de combustibles fósiles.

Además conseguirás que tu empresa sea más rentable y en consecuencia, más competitiva. Y no solo tendrás un corto periodo de amortización sino que es la tecnología que más te hará ahorrar en su vida útil (25 años).

Como ejemplo, una instalación de 250 paneles híbridos, se puede amortizar en tan solo 4 años, y tu empresa podría ahorrarse más de 3 millones de euros a lo largo de la vida útil de la instalación.

Además, como es rentable, es financiable. ¿Qué quiere decir esto? Puedes realizar la instalación sin inversión, y el ahorro generado desde el primer mes, será mayor que la cuota de la financiación. De esta manera, puedes ahorrar desde el primer día y sin tener que desembolsar la inversión inicial.

Calcula aquí tu instalación en menos de 1 minuto y consigue una industria más rentable y sostenible